La grandeza del mexicano y la bajeza de sus dirigentes, Sismo México 19-09-2017

19 de septiembre de 2017, 13 horas con 14 minutos… 32 años después de aquél fatídico terremoto de 1985, México es victima de otro temblor, en esta ocasión de 7.1 grados en la escala de Richter.

A pesar de no ser de una intensidad tan destructiva como el de Pijijiapan, Chiapas el 7 de septiembre, con una magnitud de 8.2 grados, este cataclismo de 7.1 azotó una región con estructuras civiles mas complejas que cedieron ante los violentos movimientos trepidantes del fenómeno.

El estado de Morelos fue el epicentro de esta catástrofe y la tragedia no perdonó.




Edificios de apartamentos, casas y escuelas sucumbieron, dejando atrapadas a cientos de personas y desgraciadamente quitándoles la vida a otras tantas. Decir otras tantas no es una remoción de importancia, sino la incertidumbre en el número.

En medio del caos y la confusión, cientos si es que no miles de héroes anónimos salieron al rescate. Como bien lo expresó el New York Times en un tweet, donde sólo erró en una palabra:

Tan pronto como la tierra deje de rotar, las calles se llenarán de chilangos (mexicanos) buscando dónde y cómo ayudar

Lo único que yo cambiaría a esa cita es “chilangos” por “mexicanos”

Y así fue, la gente comenzó a ayudar removiendo escombros, apuntalando paredes y cimbrando techos para evitar colapso. En todo el país sin convocatoria alguna la gente se organizó para reunir ayuda en forma de víveres, herramientas, cobijas, ropa y medicinas. Civiles y empresas pusieron los medios y comenzaron a transportar esta ayuda hacia el centro del país.

Naciones hermanas y no tan hermanas enviaron a sus especialistas, homólogos de nuestros Topos de Tlatelolco, equipo de rescate independiente y sin fines de lucro con vasta experiencia en este tipo de catástrofes.

La atmósfera de sinergia y solidaridad se sentía en cada el rincón del país, la esperanza era una llama viva en los corazones tanto de las personas atrapadas como de los familiares angustiados por sus seres queridos.

Entonces apareció la peste… Llegó en forma de ratas, parásitos y toda suerte de entes rastreros… dicho de otra forma, la clase política de México.

Los primeros fueron los partidos políticos, mismos que deberían ser fondeados y mantenidos por sus militantes en lugar de recibir un presupuesto proveniente de los impuestos cobrados al pueblo mexicano. Estas lacras se negaron a aportar ayuda económica argumentando que iba contra la ley. Se les olvidó que sus lujos los pagamos nosotros.

Después comenzaron a reportar en redes sociales abusos y desvíos de ayuda destinada a los damnificados. Documentado de primera mano por gente conocida a nivel persona, supe de un grupo de seres humanos que en el afán de ayudar a un hermano necesitado, se toparon con la máxima bajeza que sólo un político es capaz de ejecutar. Siendo ellos dueños del camión en el que llevaban los víveres con destino a Tepalcingo, Morelos, fueron detenidos por la policía y tratados como delincuentes; los amenazaron y los intentaron amedrentar. Todo esto con la finalidad de quitarles los bienes para llevarlos a una bodega del estado. Uno de estos valientes personajes es médico y había planeado establecer un puesto de ayuda gratuita a quien lo necesitara… jamás sucedió; su noble intención fue frustrada por la ambición de un político corrupto. Este es solo un caso de las decenas que se han denunciado en redes sociales y el gobernador de Morelos sigue como si nada hubiera pasado; incluso afirmando que todo esto es una campaña de desprestigio en su contra.

Los medios de comunicación no se podían quedar atrás y armaron todo un reality alrededor de una niña que nunca existió. El hashtag #FridaSofia fué trending topic y mientras cientos de personas requerían atención y necesitaban amplificar su voz con la ayuda de los medios de comunicación, Televisa mejor se concentró alrededor de esta farsa. Cuando el teatro se les cayó intentaron culpar a la Marina de México, misma que por alguna causa terminó disculpándose públicamente. La interrogante queda en ¿quién se beneficia más con el rating obtenido?




Los grupos de especialistas extranjeros también fueron víctimas del hambre por un hueso de parte de los aspirantes políticos a un cargo superior. Entes que anteponen su ambición a la necesidad de supervivencia de las víctimas que estaban aún bajo los escombros. Según un artículo de “la jornada política” el equipo japonés se retiró decepcionado por las diversas limitantes impuestas por las autoridades, más tarde Excelsior confirmó que habían regresado a trabajar. Un miembro del contingente español revela en un video independiente que se le urgió a detener labores de rescate para poder meter maquinaria pesada! Esto sin asegurar que ya no quedaban personas atrapadas.

Lamentable y vergonzosa la actuación de todos estos parásitos. Eclipsando con su maldad la gran muestra de hermandad y solidaridad que dio el pueblo mexicano.

¿Lo lograron? No del todo. Al menos la carga destinada a Tepalcingo llegó a manos de quién la necesitaba, esto se dio gracias a la valentía de quienes la transportaban y al apoyo de la Secretaria de la Defensa Nacional (SEDENA).

Los mexicanos tenemos un corazón grande, sabemos lo que es la compasión y distamos de ser huevones o pendejos como muchos dicen. No tenemos los políticos que merecemos, sólo los políticos que permitimos.

Es importante que al calor de estos eventos quede impreso en nuestra memoria la actuación de los parásitos que sólo se dedicaron a obstaculizar las buenas acciones del pueblo destinadas a ayudar al pueblo. Porque lo que sí tenemos los mexicanos es una memoria de muy corto plazo y ya veremos en las siguientes campañas políticas a miles de sinvergüenzas apoyando y aplaudiendo a las mismas ratas que hoy les dieron la espalda, entregando su dignidad a cambio de un lonche y un refresco.

México es como el cuerpo de un deportista de alto rendimiento con un tumor canceroso: Gran corazón, mente clara, ejemplar fuerza física, voluntad de acero y rendimiento excepcional… Pero tristemente, la energía necesaria para que todo funcione se la queda el tumor y en poco queda todo lo demás.

La pregunta es ¿Cuándo será el día en que este tumor sea extirpado?






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *