El juego suicida de la ballena azul

Ballena AzulСиний Кит [Siniy Kit]

Desde 2013 arrancó el diseño de un obscuro proyecto disfrazado de juego que se convirtió en tendencia entre los usuarios adolescentes de las redes sociales rusas en 2016. Por medio de manipulación y engaños los lleva a la meta final, que es el suicidio; sólo en Rusia se dice que ha cobrado la vida de 130 jóvenes.




Ballena azul es el nombre más común con el que se conoce esta dinámica que por un período de 50 días establece 50 retos para sus participantes, siendo el último quitarse la vida.

Todo comienza con una invitación a un grupo cerrado de alguna red social como Facebook, aunque esto inició en Vkontakte – Вконтакте que es básicamente la versión rusa de Facebook. Dicha invitación es enviada por un “curador”, que es como se hace llamar quién administra el evento y tiene mucho sentido, ya que en el mundo legal un curador es una persona nombrada para cuidar de los bienes y negocios de un menor, de una persona ausente o de alguien incapaz de gobernarlos por sí mismo. Este personaje es totalmente ajeno a los jóvenes invitados e incluso puede estar del otro lado del mundo.

Ya que los jóvenes entran al grupo, ven las publicaciones hechas por el curador donde se convoca al desafío; Si el adolescente hace un comentario o le da “me gusta”, este recibe un mensaje privado para comenzar con los retos. Se les especifica que una vez iniciados ya no hay marcha atrás, el curador les convence de saber donde viven, quienes son sus seres queridos y les amenaza con matarlos si el ingenuo muchacho o muchacha no lleva a cabo las indicaciones dadas al pie de la letra.

Cada reto es enviado por mensaje privado (messenger, whatsapp o similar) a las 4:20 de la madrugada diariamente y según recopilaciones, son los siguientes:

  1. Cortarse en la mano “F57” con una navaja y envía foto al curador.
  2. Despertar a las 4:20AM y ver los videos de terror o psicodélicos que envía el curador.
  3. Cortarse en el brazo una lámina a lo largo de las venas, pero no profundos. 3 cortes y envía foto al curador.
  4. Dibujar una ballena en una hoja de papel y enviar foto al curador.
  5. Si estas listo para convertirte en ballena tallate “si” en la pierna, si no, cortate seguido (sin castigar).
  6. Trabaja con una figura.
  7. Cortate “F40” en la mano y envía foto al curador.
  8. Escribe en tu perfil “#i_am_whale
  9. Debes superar tu miedo.
  10. Desperar a las 4:20AM e ir por un techo.
  11. Dibuja una ballena en tu mano y envía foto al curador.
  12. Ver videos psicodélicos y de terror todo el día.
  13. Escuchar la música que tu curador te envía.
  14. Hacerte un corte en el labio.
  15. Pica tu mano con una aguja muchas veces.
  16. Cortate con un cuchillo una parte no vital de tu cuerpo, pero que te cause dolor.
  17. Ir al techo más alto que puedas encontrar y enviar foto. Permanece el mayor tiempo posible en el borde.
  18. Ir a un puente, permanece en el borde.
  19. Sube a una grúa o al menos inténtalo.
  20. El curador verificará tu nivel de confiabilidad.
  21. Ten una conversación “como una ballena” con otro jugador o con un curador (no usar Skype).
  22. Ve a un techo y siéntate en el borde con las piernas colgando al vacío.
  23. Otro trabajo con una figura.
  24. Tarea secreta.
  25. Tener una reunión con una “Ballena”.
  26. El curador te informará la fecha de tu muerte y la aceptarás.
  27. Despertar a las 4:20AM e ir a la estación de trenes.
  28. No hablar con alguna persona durante todo el día.
  29. Has un voto que “eres una ballena”.
  30. Y hasta el 49 consta en que despiertes todos los días a las 4:20AM y ver los videos de terror, escuchar la música que te han enviado; hacer un corte en tu cuerpo y tener una conversación al día con una “Ballena”.

50 – Saltar de un edificio alto, quitarte la vida.



¿Saltar de un edificio? Tristemente ese fue el camino que eligieron seguir Yulia Konstantinova de 15 años y Veronika Volkova de 16 al arrojarse desde el piso catorce de un edificio en Irkutsk Oblast, Siberia. Como este hay un gran número de ejemplos y no solo en Rusia, sino en muchos otros países; incluso ha llegado a América; pero no vamos a hablar de las víctimas como tales, si no de cómo es que llegaron a perpetrar tales acciones sin echarse atrás.

El 28 de Abril de 2017, medios de noticias informaron de la captura de Philipp Budeikin, un estudiante de Psicología de tan sólo 21 años de edad. Fué expulsado de la universidad en la que solo logró cursar 3 años de la carrera, pero le fueron suficientes para diseñar este aterrador esquema suicida.




Supuestamente este joven fue capaz de armar todo un programa de adoctrinamiento y manipulación, valiéndose de la fragilidad emocional de los adolescentes seleccionados, métodos de sugestión y control mental con el fin de llevarlos a realizar las tareas asignadas.

Aquí hacemos un paréntesis para mencionar versiones alternas en las que se dice que todo este asunto es un truco publicitario que se aprovecha del alto indice fatalidad en jóvenes por suicidio en Rusia, donde tan solo en 2013 ocurrieron 461 incidentes. ¿Con que fin se usaría esto? Con el de crear historias de culto y leyendas para atraer masas de curiosos y vender publicidad web. Sin embargo, la finalidad de mi artículo es la de tocar un punto que considero crucial en nuestra sociedad actual y es necesario ponerle atención.

Volviendo a la línea original, esta no es la primera vez que escuchamos de grupos suicidas o de sociedades virtuales que promueven la violencia y el gusto por la sangre entre adolescentes en redes sociales. Hace poco tiempo un joven de 15 años de edad, estudiante de secundaria, disparó contra dos de sus compañeros de clase y su maestra, para después quitarse la vida él mismo. Estos hechos sin precedentes para la ciudad de Monterrey, en el norte de México, fueron maquilados en una red social alternativa y anónima, donde animaron a este perturbado adolescente a realizar tan reprobable y lamentable acto.

En una entrevista, cuando le preguntaron a Budeikin si había iniciado todo esto, declaró lo siguiente:

“Sí. Lo hice… Murieron felices. Les di lo que no tienen en la vida real: calidez, comprensión y comunicación”.




También aseguró que existen “personas” y “residuos biodegradables”, éstos últimos “No tienen valor para la sociedad y sólo la dañarán”, por lo que él “Estaba limpiando la sociedad de estas personas”.

A primera vista sus palabras causan repulsión; nos hacen preguntarnos hasta donde puede llegar la maldad humana… después, si dirigimos la atención hacia los jóvenes, podríamos cambiar la pregunta por otra mucho mas fría:

¿Hasta donde puede llegar la estupidez de los jóvenes?

Antes de rasgarnos las vestiduras con lo insensible de la pregunta anterior, vamos a repasarla mentalmente unas cuantas veces.

Ahora aderecemos esa pregunta con una frase que leí en el muro de un joven adolescente:

“No es suicidio si ya estas muerto por dentro”

Y como cereza al pastel digamos que esa frase y algunas variantes están por toda la red siendo publicadas por jóvenes y niños.

La verdad es que los adolescentes por naturaleza no son estúpidos, sólo son inexpertos. La pregunta que a mi parecer debiéramos estarnos haciendo es: ¿Hasta que punto nosotros los padres nos podemos desentender de nuestros hijos? ¿Hasta dónde podemos dejarlos tan solos como para que sean capaces de cortarse una mano sin siquiera darnos cuenta?

Gente desquiciada, con la pura y simple intención de ver el mundo arder siempre ha existido y siempre va a existir. Las malas influencias siempre han estado allá afuera. La diferencia esta marcada por la unión y el consejo familiar… el apoyo moral que proveen el padre, la madre y los hermanos. Los abuelos, tíos y primos. O cualquier ser querido que desinteresadamente se preocupe por el joven.

Vivimos tiempos en los que hay mil y una distracciones, debemos sobre-trabajar para sacar adelante el gasto del hogar; sin embargo, es imprescindible aprender a darnos el tiempo para fortalecer a nuestra familia y darles un firme cimiento a nuestros hijos, con esto serán menos susceptibles a caer en la manipulación y el engaño de terceras personas.







Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *