Geoingeniería, el negocio de las farmaceúticas y la enfermedad. 3




(Si prefieres ver el video, lo comparto al final del artículo)

Morgellons disease es una enfermedad atribuida a los chemtrails y no reconocida por la comunidad médica, sin embargo, afecta a miles de personas alrededor del mundo, principalmente y para no perder la costumbre, en los estados unidos de américa.

Las personas que padecen esta enfermedad presentan heridas, yagas e irritaciones en diferentes partes de su cuerpo. Afirman sentir que algo se mueve bajo la piel y en ocasiones logran extraer fibras que incluso presentan movimiento. Dichas fibras generalmente son blancas, aunque en ocasiones toman tonalidades azules, grises o rojas.

Obviamente la medicina trata esto como un problema psicológico. Hay quienes dicen que la peor parte de esta enfermedad es que te llamen “loco”.




Hay muchas líneas de investigación independiente con respecto a este mal. Como es de esperarse hay información y desinformación. Hay oportunistas vendiendo remedios milagrosos a las personas que padecen o creen padecer esta enfermedad.

En lo que muchos coinciden es en que el morgellon es un hongo; algunos se aventuran a decir que es un elemento para leer nuestro ADN.

Hay teorías muy interesantes, siendo una de ellas la que propone que esto es el principio de un programa de desarrollo y experimentación de tecnología para el transhumanismo, que básicamente es la modificación del ser humano por medio de la manipulación genética y la mejora de habilidades y sentidos por medio de tecnología.

En el otro extremo hay biólogos que los relacionan con alguna variedad de nematodos, particularmente con el del quiste del maíz.

Independientemente de si es un parasito, un hongo o un agente sintético, hay mucha gente que asegura tenerlos y presenta evidencias de su existencia.

Además de los morgellons, está el cáncer, la enfermedad contra la cuál familiares y amigos han perdido la vida.

Uno de los elementos más utilizados en las estelas químicas es el aluminio; metal que la ciencia reconoce como genotoxico, es decir, que tiene propiedades de alterar el ADN y por ende causar mutaciones. Como referencia de esto, un artículo escrito por la doctora Philippa Darbre de la universidad de Reading, Inglaterra. Dicho artículo data del 2005, fue publicado en el journal of Inorganic Biochemistry y trata la relación entre el cáncer de seno y el aluminio incluido en los antitranspirantes. Como este, hay muchos estudios realizados por médicos independientes y universitarios que coinciden en que el aluminio es un elemento relacionado con esta terrible enfermedad.




Si observamos las cifras oficiales del instituto nacional del cáncer, nos revelan que los casos de cáncer de seno aumentaron en la década de los 80s y desde entonces se mantienen entre los 12 y 14 millones por año. Mientras que la tasa de mortandad empezó a decaer en los 90s y de estar en los 3 millones al año a finales de los 80s, bajó en 2013 hasta 2 millones de decesos anuales.

Ahora, basándonos en los números del mismo instituto, el costo promedio por el tratamiento inicial de una paciente con cáncer de seno es de 23,000 dólares; posteriormente, la continuidad al tratamiento es de 2200 dólares por mes. El documento especifica en su encabezado que los datos están anualizados, pero, en las notas del pie de página habla sobre la continuación mensual. Si una paciente es diagnosticada con este mal y se atiende inicialmente son 23,000 dólares. La frecuencia en los tratamientos depende de una gran cantidad de variables, sin embargo, según sitios como chemocare.com hay casos en los que puede durar hasta 6 meses o incluso un año. Supongamos que el tratamiento es de 6 meses, esto sumaría otros 13,200 a la cuenta dándonos un total de 36,200 dólares estadounidenses, que, si los multiplicamos por los 12,000,000 de casos, resulta en unos alarmantes 434,400 millones de dólares.

¿Se dan cuenta del negocio que significa un solo tipo de cáncer? Y esto es que no nos basamos en el más costoso.

Lo que tenemos que entender es, que existe una mafia conocida como el big pharma, estos comercian con la salud de las personas. Tenemos que entender que hay una fuerza aérea militar que en 1996 propuso en un documento titulado “El clima como un multiplicador de fuerza: La posesión del clima en 2025” el uso del control climático para fines militares. El control climático se hace por medio de geoingeniería, la geoingeniería usa aviones que rocían aerosoles, fibras y metales en la atmósfera. Está sucediendo y lo estamos viviendo.

La agenda se cumple y de paso se hace negocio.

 

 

Existe un documento OFICIAL del ejercito de los estados unidos donde explican como para el 2025 planean tener un control total sobre el clima. Este ERA el link oficial:

http://csat.au.af.mil/2025/volume3/vol3ch15.pdf

YA NO SE ENCUENTRA AHI…

Pero aun se puede obtener de aqui:

https://www.pdf-archive.com/2012/08/24/vol3ch15/

 

 






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *