Geoingeniería, Manipulación del clima, Chemtrails, NWO. 1





La Geoingeniería es la manipulación intencional a gran escala del clima planetario para contrarrestar el cambio climático.

(Si prefieres ver el video, lo presento al final del artículo)

Abarca 3 grandes áreas que son:

  • El manejo de la radiación solar (SRM)
  • El control de gases que provocan el efecto invernadero
  • La modificación climática.

SRM son las siglas de Solar Radiation Management, esta área es un acercamiento teórico a reducir los impactos del cambio climático mediante el control de la cantidad de luz solar que recibe nuestro planeta; dicho de otra forma, pretende reflejar la luz del sol para evitar un exceso de radiación. Sin embargo no está establecido el impacto de esta acción, no obstante se podría lograr un control en el incremento en las temperaturas.

Con respecto a los gases de invernadero, el control de carbón industrial o ICM es el proceso para regular las emisiones producidas por el uso de combustibles derivados del petróleo. Otra alternativa es el uso de aerosoles de sulfuros rociados en la estratósfera, esto basado en la observación y estudio de procesos naturales como las erupciones volcánicas.

La modificación climática se basa en sembrar las nubes con cristales como los del yoduro de plata, esto se logra mediante el uso de bengalas que se “queman” sobre las nubes y dispersan este compuesto junto con otras sales como el yoduro de potasio y el nitrato de plata; estos cristales tienen la propiedad de atraer humedad y formar condensación, una vez condensada el agua, comienza la precipitación.

Esta información es la de escuela, es la que encontramos en la red, en sitios oficiales de compañías que se dedican a sembrar nubes para maximizar las lluvias. Pero ustedes no están aquí para escuchar esto.

La Geoingeniería existe, no es magia negra y no es una teoría de conspiración, pero ¿se usa para los nobles fines que nos quieren hacer creer? ¿Realmente buscan combatir el calentamiento global? ¿Pretender evitar sequías o inundaciones y ayudar a la población mundial? Hay un sinnúmero de preguntas en torno a este tema, es por esto que decidí iniciar con esta serie que presentará un programa cada viernes, siendo éste una breve introducción.

Vamos ahora a comenzar con los puntos por los que ustedes realmente se encuentran viendo este documental.




¿Las trazas dejadas por los aviones son realmente estelas químicas? Si es así… ¿Para qué sirven?

En un programa anterior sobre chemtrails expresé mi opinión al respecto: ¡NO LOS USAN PARA ENVENENARNOS! Al menos no como objetivo primario o en la forma que lo esperamos. También en la 104ª tertulia de Thomas Klauss hablé sobre el tema; quienes estén interesados en verlo podrán encontrar la liga en la descripción de este video.

Es importante dejar la paranoia a un lado y no pensar que cada estela que deja un avión es una nube asesina; NADIE está rociando insecticida a 10km de altura para que gracias a los vientos caiga en cualquier parte y menos donde estaba designado. Es absurdo pensar en un método tan ineficiente para envenenarnos. Especialmente cuando tienen a mano medicinas, vacunas, agua, alimentos y mucho peor, radiaciones. Otro asunto muy distinto son los efectos colaterales cuando se persiguen ciertos objetivos.

Entonces, las trazas dejadas por los aviones son realmente estelas químicas ¿sí o no? La respuesta es: no todas. Las estelas químicas realmente existen, pero no en las cantidades y frecuencia que quisiéramos creer, además que no en todos los lugares se realiza con la misma intensidad y frecuencia.

Explicar para que sirven resulta un tanto más complicado, pues lleva aún a más preguntas; lo cual es de esperarse, pues no es un esquema que se dio por casualidad.

La primera pregunta derivada de “para que sirven” es ¿Qué contienen?




Al leer reportes sobre la composición de las estelas químicas me encontré con:

  • Hongos y bacterias, lo cual es viable, especialmente para iniciar brotes de enfermedades y generar mercado para una determinada vacuna o medicamento.
  • Materiales radioactivos, totalmente absurdo (más adelante en la serie veremos porque).
  • Insecticidas, al igual que los materiales radioactivos, me parece una necedad siquiera considerar esto; por lo tanto no cubriré nada al respecto.
  • Aluminio, Bario y CHAFF, que son pequeñas partículas de aluminio, fibra de vidrio metalizada y otros metales que se usan como señuelo para confundir comunicaciones y equipos de radar. Este punto es particularmente interesante.
  • Arsénico y fluoruros. Elementos que ya consumimos en el agua, embotellada o del grifo.

Como todas las cosas en el mundo de las teorías de conspiración, hay elementos improbables e incluso absurdos, mientras que hay elementos que encajan a la perfección para resolver otros rompecabezas.

Es recomendable ver el video, mismo que está enriquecido con imágenes, clips y comentarios.






 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *